Etiquetas

Blog

Home  /  Señaletica   /  Colores para todos. Señales para daltónicos

Colores para todos. Señales para daltónicos

Quien diseñó los semáforos no pensó en los daltónicos, quienes en vez del color se guían por la posición de la luz y no por el color. Sin embargo, sólo en España hay dos millones de personas con problemas para distinguir algunos colores. A nivel global, se estima que el 10% de la población tiene alguna carencia para diferenciar la diversidad cromática.


El daltonismo es producto de una mutación genética y es más común entre los hombres. En España hay diez hombres con daltonismo por cada mujer con la misma afección. Aproximadamente el 2% de los hombres sufre de dicromatismo rojo-verde, que es uno de los grados de daltonismo más severo. Otro grado severo de daltonismo es el daltonismo acromático, en el cual la dificultad para distinguir los colores está en los tres fotoreceptores de la retina. Otro caso grave, por ejemplo, es el de la acromatopsia, una rara afección que no permite ver ningún color más que la escala de grises. Muy en contraste con los 30.000 colores que es capaz de diferenciar un ojo normal.

A estos datos hay que añadir que un tercio de la población no es consciente de sus carencias a la hora de distinguir los colores. Más de ocho de cada diez no supieron que padecían daltonismo antes de los 20 años. Más de la mitad distingue pocos colores y más de un veinte por ciento no los ve. Como consecuencia más del cuarenta por ciento tiene problemas de .integración social por este motivo y casi un noventa por ciento dificultades para elegir ropa.
Según un estudio de la Universidad Complutense de Madrid, las personas con una visión normal prefieren el color azul y rechazan el amarillo. Las personas daltónicas por su parte, prefieren el color amarillo por su intensidad y vivacidad.

Por tanto, el contraste y la intensidad son elementos que hay que valorar a la hora de elegir colores.
Los inconvenientes para un daltónico surgen cuando se utiliza el color como único indicador para diferenciar elementos o transmitir información. Por eso, la utilización de flechas, textos, iconos o líneas pueden ayudarles a entender mejor la imagen.
El objetivo es evitar que el color sea la única distinción. En algunas regiones de Canadá se ha dado forma a las luces de los semáforos: rombos, líneas o cruces para facilitar la vida tanto a conductores como peatones.